Reemplazar al amor


Reemplazar al amor

Reemplazar al amor

Muchas personas suelen creer que pueden remplazar los sentimientos con solo no pensar en ellos, o sustituirlos por otras actividades. Hay individuos que se sobrecargan de tareas, trabajos u obligaciones como una forma de tener la mente ocupada y así no pensar en el amor. El amor es ingobernable y no se lo puede regular, anular o sustituir por más que se lo intente.

Hay seres que se refugian en rígidas creencias religiosas como una forma de justificar su alejamiento de las pasiones amorosas, otras encuentran en asociaciones carismáticas de ayuda al prójimo una salida temporal que justifique el bloqueo a las necesidades del corazón.

Muchas son las formas de querer anular u ocultar los sentimientos y muy pocas tiene éxito. Los sentimientos están en la mente y el corazón agazapados esperando la más mínima señal para aflorar a la superficie. Negar el sentimiento del amor es una forma de negar la propia existencia.